Unificacion de la Deuda


La subida del Euribor y el aumento del coste de la vida vía inflación están poniendo en una situación delicada a muchas familias españolas que ven como su factura hipotecaria ha crecido desmesuradamente en lo que va de año.

A esto hay que añadir el endurecimiento de las condiciones crediticias por parte de la gran mayoría de bancos y cajas de ahorro. Llegados a este punto muchos pequeños ahorradores ven en los créditos rápidos y tarjetas de crédito una escapatoria a sus problemas (en muchos casos no es más que una huida hacia adelante), mientras que otros apelan a una ampliación del plazo de la hipoteca o de la propia hipoteca. Existen varias salidas para evitar el impago o salir de las listas de morosos y una de las que más éxito ha tenido en los últimos años es la reunificación de préstamos.

Según un estudio de la Agencia Negociadora de Productos Bancarios el 52% de los españoles hipotecados está sopesando la posibilidad de unificar sus deudas para reducir la cuantía que paga mensualmente no sólo por su hipoteca sino también por otros préstamos personales y créditos al consumo.

Esto supone un importante aumento de 20 puntos respecto a 2007 y pone de manifiesto las dificultades de las familias españolas para hacer frente a sus deudas. En este sentido hay que apuntar que la unificación no es una mala opción en sí misma, todo dependerá de las circunstancias personales del ahorrador y de las condiciones que consiga negociar. Lo que sí es necesario es saber cómo funciona, sus ventajas y desventajas generales. Básicamente, informarse antes de firmar o contratar cualquier tipo de producto financiero.

Lo primero que todo ahorrador debe tener claro es cómo funciona la unificación de créditos y cómo consiguen reducir las cuotas mensuales.

El procedimiento general es sencillo, se cancelan los préstamos del cliente, que pasan a unificarse bajo el préstamo de la hipoteca. Es decir, se amplia el importe de la hipoteca para hacer frente al resto de deudas y beneficiarse así de las mejores condiciones de este tipo de préstamos. Al mismo tiempo, también suele ampliarse el plazo de pago. Resumiendo y simplificando al máximo la operativa, consiste en pagar menos cada mes a cambio de hacerlo durante más tiempo, es decir, asumir un mayor pago de intereses a largo plazo.

Buena parte de la rentabilidad de esta acción dependerá de las condiciones que se obtengan en la negociación con la entidad seleccionada. Los intereses totales una vez unificadas las deudas siempre serán menores, pero esto se ‘compensará’ por un periodo de amortización más amplio. A esto hay que añadir los costes derivados de el proceso de cancelación y contratación. Así, habrá que hacer frente al pago de las comisiones por cancelación (suelen situarse entre el 1,5 y el 3% del capital), la de contratación (entre el 0% y el 1,5%) y la comisión de intermediación (hasta el 7% en los peores casos). Además, en ocasiones también habrá que sumar gastos de tasación del inmueble.

Todos estos gastos son precisamente lo que obligan a tomar precauciones e informarse antes de firmar la unificación de la deuda. En cualquier caso, como mencionaba anteriormente, no es una opción desdeñable. En primer lugar permite acceder a las mejores opciones del mercado sin tener que limitarse a un sólo banco y, sobre todo, ofrece la oportunidad de personalizar los pagos mensuales. Eso sí, siempre debe de ser la última opción y hay que pedir toda la documentación y un desglose detallado de todos los gastos. Y es que las entidades que ofrecen estos servicios no suelen estar sujetas al control del Banco de España.

Además, cuando la situación económica no es boyante hay que evitar volver a endeudarse. Y sobre todo saber que aumentarán las comisiones que habrá que pagar, así como el periodo de amortización, lo que al final supondrá pagar más por el mismo dinero.

La Unificación de la Deuda según las condiciones impuestas puede convertirse en una tabla de salvación, pero también en un lastre muy peligroso.

Dinero Experto

Hipotecas y Casas

Unificacion de Deuda: Negocio Actual


OJO CON LA UNIFICACIÓN DE DEUDA

Reporte sobre la situación de unificación de préstamos en España

Los expertos recomiendan acudir a los bancos para agrupar los préstamos en una sola cuota, y por lo tanto menor, antes que a otras empresas que imponen comisiones desorbitantes.


Pase de pagar 930 euros al mes de sus diversos préstamos a una cuota única de 400.

Mensajes tan prometedores y esperanzadores como éste para el que está agobiado económicamente, están abarcando la publicidad de los medios en el último año.

Ante el imparable endeudamiento que sufren las familias españolas, que representa ya el 77% del Producto Interior Bruto (PIB) y ha superado los 700.000 millones de euros, los expertos ven en la reunificación de deudas una buena opción de las familias para evitar caer en una situación de impagos por el sobreendeudamiento. Sin embargo, esta situación está siendo aprovechada por muchas empresas financieras para ganar dinero.

El negocio, cada vez más creciente, consiste en ofrecer al cliente un descuento importante de las cuotas que paga por sus distintos créditos (hipotecarios, préstamos al consumo, tarjetas, créditos con establecimientos comerciales, etc.) y unificarlas en una sola, pero añadiendo luego unas comisiones y gastos desproporcionados.

Fue el Banco de España, antes del verano, el primero en alertar sobre este negocio llevado a cabo por entidades que ofrecen un crédito fácil y que no están bajo su supervisión. Ahora, son las asociaciones de consumidores las que intentan prevenir sobre una operación que, a la larga, saldrá mucho más cara a los clientes que la lleven a cabo.

Según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), las empresas de reunificación de deudas, entre las que se encuentran Credit Services, Creditotal, Geinsa, Kiron Consulting, Lender Credit y Omega Gestión, «proponen unas operaciones sin advertir de que cobran altas comisiones (en algún caso de hasta el 7%) por un servicio que los propios consumidores pueden negociar con su entidad financiera a un coste sensiblemente inferior».

Según la Asociación de Usuarios de Bancos Cajas de Ahorros y Seguros (Adicae), la reunificación de préstamos, si se hace a través del propio banco del consumidor, es tan simple como ampliar la hipoteca de su casa con el capital pendiente del resto de los créditos, de manera que pague una sola cuota, que, salvo raras excepciones, va a ser más baja. Esto es posible, porque los intereses de los préstamos hipotecarios son mucho más bajos que los de otros créditos (entre el 8% y el 10%, el doble en el caso de los llamados préstamos rápidos). Además, la duración de una hipoteca es mayor que la de un crédito personal, con lo que las cuotas, aunque procedamos a alargar la devolución del capital, suponen que podamos afrontar los pagos mensualmente.

Si la reunificación la lleva a cabo cualquiera de las empresas citadas, el procedimiento conlleva cancelar todos los préstamos pendientes del cliente y contratar uno nuevo en una entidad seleccionada por la empresa. Esta operación obligará al cliente a pagar los gastos de cancelación de todos los créditos, que pueden alcanzar los 2.000 euros, según la OCU. Aparte, habrá que sumar los gastos de contratar otro crédito, y la comisión de intermediación, entre un 1% y un 7%.

Según los expertos, dichas compañías, que cada vez ganan más clientes, sobre todo entre la población inmigrante, suelen trabajar con unos gastos superiores a los 3.000 euros.

Hipotecas y Casas

Agrupación de Prestamos


Se puede ahorrar gracias a la agrupación de préstamos.

La fórmula es muy simple: si actualmente estás pagando tarjetas de crédito con una tasa del 20% de interés o tienes préstamos de consumo con tasas altas, puedes evitar pagar todos esos intereses liquidando esas deudas con un préstamo con tipos de interés hipotecario. En esto consiste la agrupación de préstamos, en solicitar un préstamo, casi siempre del tipo hipotecario, para pagar deudas y ahorrar así en interses.

Hipotecas y Casas