El Origen de la Crisis Economica Global (I)

Corría el año 1990 y en el segundo año de la administración del presidente George H. W. Bush, cuando se presentan problemas de orden político para los Estados Unidos, que dígase de paso siempre mantuvo una política de intereses individuales como nación. estamos hablando de la llamada Guerra del Golfo Pérsico o simplemente Guerra del Golfo fue la guerra de 1990 a 1991 entre Iraq y una coalición internacional, compuesta por 34 naciones y lógicamente liderada por Estados Unidos, como respuesta a la invasión y anexión de Iraq al emirato de Kuwait.

También se la conoce como Operación Tormenta del desierto, que el mismo nombre de la campaña liderada por Estados Unidos para liberar Kuwait. Si más no recordamos, el inicio de la guerra comenzó con la invasión iraquí a Kuwait el 2 de agosto de 1990, la cual fue inmediatamente sancionada económicamente por las Naciones Unidas.

Las hostilidades comenzaron en enero de 1991, dando como resultado una crucial victoria para las fuerzas de la coalición, lo cual condujo a que las tropas Iraquíes abandonaran Kuwait dejando un saldo muy alto de víctimas humanas. La guerra no se expandió fuera de la zona de Iraq-Kuwait-Arabia, aunque algunos misiles iraquíes llegaron a ciudades israelíes. Las causas de la guerra, e incluso el nombre de ella, son aún temas de controversia política. En ese preciso momento se vivían mucha incertidumbre en los Estados Unidos, por lo que se tomaron algunas decisiones de tipo populista como seguir bajando las tasas de interés, avivar el crédito barato y elongar estos a largo plazo. como para calmar a la gente.

Bill Clinton tomó la posta el enero de 1993 y sostuvo esta misma política hasta enero del 2001. Ya en el año 1997 se evidenció la crisis de las dot.com, es decir, la fiebre y fenómeno de la venta masiva por Internet. Conceptos como “individualización masiva” tomaron el marketing por asalto y propiciaron millonarios proyectos digitales a un crédito muy, pero muy barato y a muy largo plazo.

No olvidemos que la economía norteamericana está ligada al mundo desde Bretton Woods donde se quebró el orden económico dejando de lado el patrón de oro y dando paso al dólar. Es decir, durante años, los tipos de interés vigentes en los mercados financieros internacionales han sido excepcionalmente bajos. Los créditos a diestra y siniestra eran cada vez más grandes y a más largo plazo en el mundo. Los norteamericanos nos prestaban a una tasa mucho más alta que ellos dentro de su país y, lógicamente ganaban cada vez más. Esto hizo que los Bancos hayan visto que el negocio se les hacía más pequeño.

Dentro de los Estados Unidos daban préstamos a un bajo interés. Pagaban algo por los depósitos de los clientes (tasa cero si el depósito está en cuenta corriente). Pero, aún así, el Margen de Intermediación o spread era cada vez menos. Sin embargo su spread a un préstamos fuera era mayor. Pero, no olviden de la política populista que mantenían.

Cosa teórica

Cuando un país baja su Tasa de Referencia (tasa de interés que se deriva de los costos de fondeo y de operación de los recursos utilizados por cada institución financiera para el otorgamiento de los créditos preferenciales), dinamiza el crédito y consumo interno, la gente se endeuda, pero los inversionistas se alejan porque una tasa baja nos les interesa. Para retenerlos, los norteamericanos crearon expectativas en los negocios de Real State o negocios inmobiliarios, lo clientes son las familias norteamericanas que podían endeudarse a muy largo plazo. De esta forma los capitales no se alejaron y apostaron por la rotación de producto, más que por la rentabilidad de operación.

A alguien entonces en Norteamérica, se le ocurrió que los Bancos tenían que hacer dos cosas: Dar préstamos más arriesgados, por los que podrían cobrar más intereses y compensar el bajo Margen aumentando el número de operaciones (1000 x poco es 10 veces más que 100 x poco). En cuanto a lo primero, es decir, créditos más arriesgados, decidieron ofrecer hipotecas a un tipo de clientes, los “ninja(no income, no job, no assets; es decir, personas sin ingresos fijos, sin empleo fijo y sin propiedades). A estos ninjas se les podía cobrar más intereses, porque había más riesgo. También deberían aprovechar el boom inmobiliario que había en el mercado norteamericano. Además, muy entusiasmados, decidieron conceder créditos hipotecarios por un valor superior al valor de la casa que compraba el ninja, porque, con el citado boom inmobiliario, esa casa en pocos meses valdría más que la cantidad dada en préstamo, supuestamente. Y en este último supuestamente, no se basaron en ningún criterio técnico sino meramente especulativo.

A este tipo de hipotecas, les llamaron “hipotecas subprime”. Y porqué ese nombre, simplemente porque existen unas “hipotecas prime” de honorables clientes sujetos de crédito y de muy poco riesgo, tenían ingresos fijos, trabajo fijo y otras propiedades. estos serían los clientes “wija” (with income, with job, with assets). y para ser más explícitos, se llaman “hipotecas prime” las que tienen poco riesgo de impago. En una escala de clasificación entre 300 y 850 puntos, las hipotecas prime están valoradas entre 850 puntos las mejores y 620 las menos buenas. Se llaman “hipotecas subprime” las que tienen más riesgo de impago y están valoradas entre 620 las menos buenas y 300, las malas. Por otro lado, como la economía americana iba muy bien, el deudor hoy insolvente podría encontrar trabajo y pagar la deuda sin problemas.

Este planteamiento estuvo bien durante algunos años. En esos años, los ninja iban pagando los plazos de la hipoteca y, además, como les habían dado más dinero del que valía su casa, se habían comprado un carro, habían hecho reformas en la casa y se habían ido de vacaciones con la familia. Todo esto, con seguridad, a plazo largo, con el dinero de más que habían cobrado y, en algún caso, con lo que les pagaban en algún empleo o cachuelo que habían conseguido. Hasta aquí, cualquier persona no especialista en temas económicos, pero con sentido común, puede advertir que algo anda mal. Es decir, si algo falla, el batacazo puede ser importante. Claro, importante para ellos, los norteamericanos. Pero no quedó allí…

En cuanto al aumento del número de operaciones, como los Bancos iban dando muchos préstamos hipotecarios, se les estaba acabando el dinero. La solución fue muy fácil: acudir a Bancos extranjeros para que les prestasen dinero, porque, ¡para algo está la globalización¡, ¿no?. Con ello, el dinero que yo, hoy por la mañana, he ingresado en la oficina del Banco de Creditex de la ciudad de Trujillex, puede estar esa misma tarde en Illinois, porque allí hay un Banco al que “mi Banco”, el Banco de Creditex le ha prestado mi dinero para que se lo preste a un ninja. Por supuesto, el de Illinois no sabe que el dinero le llega desde mi ciudad en Trujillex, y yo no sé que mi dinero, depositado en una entidad seria como es mi Banco de Creditex, empieza a estar en un cierto riesgo. Tampoco lo sabe el gerente del banco de Creditex en Trujillex, que sabe (sobre todo presume) de que trabaja con una Institución seria como el Banco de Illinois. Tampoco lo sabe el Gerente General del Banco de Creditex, que sólo sabe que tiene invertida una parte del dinero de sus inversores en un Banco importante de Estados Unidos.

Este tema de la globalización realmente tiene sus ventajas, pero también sus inconvenientes y sus peligros. La gente de la ciudad de Trujillex no sabe que está corriendo un riesgo en Estados Unidos y cuando empieza a leer que allí se dan hipotecas subprime, piensa: “¡Qué locuras hacen estos gringuitos!”, “Para qué se meten en este enredo, menos mal que mi dinero está bien colocado”… y otras cándidas expresiones, que las hemos escuchado en varios foros hace meses.

Contínua en la parte II

Hipotecas y Casas

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>