El daño colateral de la Crisis Inmobiliaria en Estados Unidos

La estrepitosa crisis financiera que está consumiendo a Wall Street ha obligado al gobierno de George Bush a abandonar sus principios tan defendidos de libre mercado y libre comercio, y anunciar medidas de rescate financiero por US$500.000 millones para calmar las turbulencias de los mercados financieros. Estos días se habla de US$700.000 y hasta US$800.000 millones. Al mismo tiempo, para frenar el incontenible creciente pánico entre los inversionistas privados que son las personas como usted y como nosotros, el Departamento del Tesoro Norteamericano planea ofrecer garantías que ascenderían a US$3,2 billones para los fondos mutuos del mercado monetario. Aún con todo esto, el plan de rescate puede tener que afrontar significativos obstáculos políticos y financieros.

Con el Congreso suspendiendo sus sesiones la semana próxima debido a la campaña electoral, el tiempo apremia para elaborar los detalles del plan y luego aprobarlo. Líderes del Congreso, incluyendo a muchos demócratas que son clave y líderes de opinión, ya habían estado considerando un plan de rescate y dieron señales de una rápida aprobación de las propuestas. Revisando algunas revistas especializadas de esta última semana, existe un marcado escepticismo en el ambiente político en Estados Unidos, con los conservadores del lado republicano objetando cualquier otro plan de rescate menos el propuesto por la administración Bush, y por otro lado muchos demócratas preguntándose por qué deberíamos ayudar a Wall Street en vez de ayudar a cuatro millones de personas cuyos hogares fueron embargados. Y los candidatos presidenciales, que están siendo dejados de lado en las negociaciones, son también participantes reticentes del proceso. Ambos se dan cuenta de que un considerable plan de rescate del gobierno federal limitará severa y dramáticamente sus planes de gobierno, entre ellos, el recorte de impuestos o la implementación de un nuevo programa de salud que ambos han avivado con energía.

Estudiando un poco el tema
Hemos profundizado el tema y encontramos que en el plan de rescate “Resolution Trust Company” de los años ’80, el gobierno norteamericano tenía el poder de tomar el control de cualquier banco de ahorro y préstamo en crisis y cerrarlo o vender sus activos si era necesario. Lógicamente, esto significó que se recobró alrededor de la mitad del paquete de rescate de US$400.000 millones, pero claro, la mayoría de los bancos quebraron. Ahora, los tiempos han cambiado y ya se tiene nuevas normas, códigos y reglamentos que favorecen a los bancos en estos casos, pero no a los clientes.

Pero, ¿quién gana y quién pierde en este lío?
Una de las preguntas difíciles sobre el plan de rescate es cuánto le costará a los contribuyentes, a los bancos y a los atribulados propietarios de casas. Lo cierto es que los riesgos del mercado hipotecario se trasladarán de los bancos a los contribuyentes. La pregunta que ha retumbado en la mente de los economistas es: ¿qué precio paga el gobierno norteamericano por la deuda?. Si compra al precio que indican las reglas de la economía, los bancos ganarán y el contribuyente se liberará de la responsabilidad. Si, en cambio, el gobierno compra la deuda a valores devaluados, el gobierno es el que ganará si eventualmente la deuda hipotecaria recobra su valor. Y no queda muy claro qué ganancia obtendrá el gobierno de los bancos por su inversión. Tampoco queda en claro cuántos beneficios específicos obtendrán los dueños de casas en problemas. El costo para el gobierno podría crecer si trata de retener el 10% de todas las hipotecas, pero si endurece las medidas para asegurarse que todo el mundo pague podría poner en riesgo el plan de rescate hipotecario.

El gobierno norteamericano ya tiene un plan para otorgar una ayuda hipotecaria extra de US$300.000 millones que servirá sólo para los que afrontan un embargo, pero lo que hasta ahora se evidencia es que el plan, que dígase de paso se hará efectivo el 1 de octubre, se ve muy verde todavía, ya que el sector hipotecario privado se rehúsa a asumir el 10% en pérdidas que el gobierno promueve. Tiempos duros, pero para no ponerse duro.

Como no queda muy claro, al final, quienes serán los que verdaderamente pagarán esta crisis, con toda seguridad se trasladará a los países que como nosotros tenemos con una tremenda dependencia con el referido país del norte. El tema es que aún no se sabe a ciencia cierta cuanto será la factura, pero que la pagamos, con seguridad.

Fuente:
Investigación y Gestión Consultores

Hipotecas y Casas

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>